logo-aprende-coreano-sin-fondo

CURSOS de Coreano

La literatura coreana

literatura coreana

La literatura coreana se divide cronológicamente en un periodo clásico y uno moderno; se transmite de dos formas diferentes, escribiéndola en chino o en coreano. La escritura en coreano fue más tardía ya que el alfabeto coreano se instauró en el periodo Choson.

Breve historia de la literatura coreana

La literatura clásica coreana se desarrolló como telón de fondo de las tradiciones y el folclore coreano, recibió influencias del taoísmo, del confucionismo y del budismo. De entre todas las influencias la más notable es la budista seguida del confucionismo durante el periodo chonson. En el periodo Shilla la poesía hyangga se recogió en la escritura hyangch’al, que fue una forma de escribir en coreano que recogía los sonidos (um) y los significados (hun) de los caracteres chinos. La literatura del periodo Koryo está marcada por un incremento en el uso de los caracteres chinos, la desaparición de hyangga y la aparición de las canciones Koryo que seguirían siendo transmitidas oralmente hasta el período Chonson.

A finales del periodo Chonson se recogerían estas canciones usando la escritura coreana (han-gul). La creación del alfabeto coreano a principios de este periodo fue una de las grandes revoluciones para la literatura coreana. Mientras se estaba creando el alfabeto coreano e investigando si era o no práctico, se utilizó para escribir varias canciones (akchang), como «Yongbioch’bon-ga» (canciones de dragones que vuelan por el cielo), esta canción celebra la fundación de la dinastía Choson (1392-1910).

historia de la literatura coreana desde el periodo clasico

La literatura moderna de Corea se desarrolló por las influencias occidentales, no sólo fue importado el pensamiento cristiano, también se importaron algunas tendencias artísticas. Cuando se desarrolló la escritura y el nuevo método de enseñanza, la escritura china perdió toda la importancia que tenía en Corea. Mientras tanto la nueva forma de escribir coreana Han-gul se usaba con más frecuencia y ayudando mucho al desarrollo de los estudios literarios. También aparecieron muchas novelas con la forma «shinsosol» (nueva novela) escritas en coreano. La música y poesía clásica que anteriormente se unían y formaban una especie de canción que se llamaba «ch’anggok» se veían ahora como realidades independientes. Se abrieron nuevos campos a la literatura. Aunque Corea estuviera recibiendo influencias occidentales por medio de Japón y China, también estaba llevando a cabo reformas literarias internas. Pero, a pesar de todos estos adelantos la poesía también se utilizó como herramienta política, algo impensable para los clásicos.

historia de la literatura coreana moderna

Literatura en chino y literatura en Han-Gul

Para entender la literatura coreana hay que saber la forma en la que se ha transmitido a lo largo del tiempo. La literatura coreana se mueve en dos territoriso: literatura recogida en chino y literatura recogida en Han-gul (alfabeto coreano). Estos dos aspectos de la literatura coreana hacen que sus obras difieran mucho dependiendo de en qué lengua hayan sido recogidas.

La literatura coreana empezó a recogerse en chino cuando los caracteres chinos llegaron a Corea. Dado que los caracteres chinos se inventaron en China, en muchas épocas se ha tratado de excluir de la literatura coreana la literatura que había sido trasncrita en caracteres chinos. Pero los caracteres chinos son parte de la cultura Koryo y Choson por eso no es fácil. Tampoco podemos obviar que la actividad literaria de la clase dominante fue dirigida en chino. Estas obras recogen ideas y valores chinos, pero también contienen costumbres exclusivas de los coreanos.

textos de la literatura coreana

El uso de la escritura coreana comenzó en el período Choson, que fue cuando se creó el alfabeto coreano (Hunmin Chong-um). La creación de este alfabeto en el siglo XV fue un momento decisivo para la historia de la literatura coreana. Esta forma de escritura no estaba reducida a la clase social alta como era el caso del chino, con el alfabeto coreano las mujeres y la clase obrera también podían escribir o leer literatura coreana. El «Han-gul» fue el sistema de escritura de más éxito durante el siglo XIX, después de la época de la razón (s.XVIII) los caracteres chinos perdieron fuerza y la popularidad del coreano creció muy rápidamente. En cuanto la dualidad entre las escrituras se superó, la literatura coreana se desarrolló únicamente en escritura coreana.

Formas y géneros tradicionales

Poesía

Hay cuatro formas poéticas tradicionales principales:

  1. hyangga («canciones nativas»)
  2. pyŏlgok («canciones especiales») o changga («poemas largos»)
  3. sijo («melodías actuales»)
  4. kasa («versos»).

Otras formas poéticas que florecieron brevemente son el estilo kyŏnggi en los siglos XIV y XV y el akchang («palabras para canciones») en el siglo XV. El akchang más representativo es Yongbi ŏch’ŏn ka (1445-47; «Canciones de los dragones voladores»), un ciclo compilado en alabanza a la fundación de la dinastía Chosŏn (Yi). La poesía coreana estaba destinada a ser cantada, y sus formas y estilos reflejan sus orígenes melódicos. La base de su prosodia es una línea de grupos alternados de tres o cuatro sílabas, probablemente el ritmo más natural de la lengua.

La forma poética más antigua es el hyangga, poemas transcritos en el sistema hyangch’al, que datan del periodo medio de la dinastía Silla Unificada al periodo temprano de la dinastía Koryŏ (935-1392). Los poemas se escribían en cuatro, ocho o diez versos; la forma de diez versos -que comprende dos estrofas de cuatro versos y una estrofa final de dos- era la más popular. Los poetas eran monjes budistas o miembros del Hwarangdo, una escuela en la que se formaba a jóvenes caballerosos en virtudes civiles y militares como preparación para el servicio estatal. Diecisiete de los 25 hyangga existentes son de inspiración y contenido budista.

El pyŏlgok, o changga, floreció durante el periodo Koryŏ medio y tardío. Se caracteriza por un estribillo en medio o al final de cada estrofa. El estribillo establece un estado de ánimo o un tono que lleva la melodía y el espíritu del poema o une un poema compuesto de partes discretas con contenidos diferentes. El tema de la mayoría de estos poemas anónimos es el amor, cuyas alegrías y tormentos se expresan con un lenguaje franco y poderoso. Los poemas se cantaban con acompañamiento musical, principalmente por mujeres animadoras conocidas como kisaeng.

El sijo es la forma más duradera y popular de la poesía coreana. Aunque algunos poemas se atribuyen a escritores de la última dinastía Koryŏ, el sijo es principalmente una forma poética de la dinastía Chosŏn (1392-1910). El sijo son poemas de tres versos en los que cada línea tiene de 14 a 16 sílabas y el número total de sílabas rara vez supera las 45. Cada verso está formado por grupos de cuatro sílabas. El sijo puede tratar de los valores éticos confucianos, pero también hay muchos poemas sobre la naturaleza y el amor. Los principales escritores de sijo en la primera mitad de la dinastía Chosŏn eran miembros de la clase alta confuciana (yangban) y del kisaeng. En la última parte de la dinastía Chosŏn, evolucionó una forma más larga llamada sasŏl sijo («sijo narrativo»). Los escritores de esta forma eran en su mayoría gente común; por ello, el tema incluía asuntos más cotidianos, como el comercio y la corrupción, además del tradicional tema del amor. Además, el sasŏl sijo empleaba con frecuencia jerga, lenguaje vulgar y onomatopeyas.

libros de la literatura coreana

El kasa se desarrolló más o menos al mismo tiempo que el sijo. En su etapa de formación, el kasa tomó prestada la forma del tz’u chino (poesía lírica) o del fu (prosa rimada). El kasa suele ser mucho más largo que otras formas de poesía coreana y suele estar escrito en pareados equilibrados. Cada línea de un pareado se divide en dos grupos, el primero de tres o cuatro sílabas y el segundo de cuatro sílabas. La historia del kasa se divide en dos periodos, la división está marcada por la invasión japonesa de 1592-97. Durante el primer periodo, el poema solía tener unos 100 versos y trataba temas como la belleza femenina, la guerra y la reclusión. Los autores solían ser yangban. En el período posterior, el poema tendía a ser más largo y a ocuparse de la instrucción moral, los relatos de viajes, el destierro y las desgracias personales del escritor. Los escritores posteriores solían ser plebeyos.

Inmediatamente después de la fundación de la dinastía Chosŏn a finales del siglo XIV y el establecimiento de la nueva capital en Seúl, se escribió un pequeño grupo de canciones poéticas llamadas akchang para celebrar el comienzo de la nueva dinastía. En sus primeros ejemplos, la forma del akchang era comparativamente libre, tomando prestado su estilo de la primera poesía clásica china. Mientras que los primeros akchang son generalmente cortos, el posterior Yongbi ŏch’ŏn ka consta de 125 cantos.

Prosa

La literatura coreana en prosa puede dividirse en narrativa, ficción y miscelánea literaria. Las narraciones incluyen mitos, leyendas y cuentos populares que se encuentran en los registros escritos. Las principales fuentes de estas narraciones son los dos grandes registros históricos recopilados durante la dinastía Koryŏ: Samguk sagi (1146; «Registro histórico de los tres reinos») y Samguk yusa (1285; «Memorias de los tres reinos»). Los mitos más importantes son los relativos al Sol y la Luna, la fundación de Corea por Tangun y la vida de los antiguos reyes. Las leyendas se refieren a nombres de lugares y personas y a fenómenos naturales. Los cuentos populares incluyen historias sobre animales; ogros, duendes y otros seres sobrenaturales; bondad premiada y maldad castigada; y astucia y estupidez. Como el compilador del Samguk yusa era un maestro zen, su colección incluye las vidas de los santos budistas; el origen de los monasterios, las estupas y las campanas; relatos de milagros realizados por budas y bodhisattvas; y otros cuentos ricos en elementos chamánicos y budistas. Las recopilaciones realizadas en el periodo Koryŏ conservaron los relatos de la prehistoria, de los Tres Reinos y de la dinastía Silla y han seguido siendo las fuentes básicas de dicho material. Las compilaciones posteriores realizadas durante la dinastía Chosŏn sirvieron como fuente principal de materiales para la ficción posterior de la dinastía Chosŏn.

La ficción coreana puede clasificarse de varias maneras. En primer lugar, está la ficción escrita en chino y la escrita en coreano. En segundo lugar, están las obras cortas de un volumen, las obras «medianas» de unos 10 volúmenes y las obras largas de más de 10 volúmenes. En tercer lugar, hay obras de escritores yangban y las de escritores comunes. Con respecto a la última clasificación, sin embargo, existe también un grupo de obras de ficción en las que se combinan los puntos de vista de los yangban y los plebeyos. La mayoría de estas obras de ficción se basan en las narraciones mencionadas anteriormente, y el autor añade incidentes y personajes a la historia original. No es posible asignar fechas o autores concretos a la mayoría de estas obras. Los relatos son generalmente didácticos, enfatizando la conducta moral correcta, y casi siempre tienen un final feliz. Otra característica general es que las narraciones escritas por autores yangban están ambientadas en China, mientras que las escritas por plebeyos están ambientadas en Corea.

La miscelánea literaria consiste en apuntes aleatorios de los yangban sobre cuatro grandes temas: historia, biografía, autobiografía y crítica poética. Al igual que la ficción, estos apuntes se consideraban fuera del ámbito de la prosa china oficialmente sancionada (por ejemplo, memoriales, panegíricos y registros), pero proporcionaban a los yangban una vía de expresión personal. Por ello, su descripción de las costumbres, los modales y el espíritu de la época en la que fueron compuestos hacen de estos escritos una parte esencial de la prosa coreana.

Literatura oral

La literatura oral incluye todos los textos que se transmitían oralmente de generación en generación hasta la invención del hangul: baladas, leyendas, obras de máscaras, textos de espectáculos de marionetas y textos de p’ansori («canto de historias»).

A pesar del gran desarrollo de la actividad literaria desde los primeros tiempos de la historia de Corea, las letras de las canciones no se registraron hasta la invención del hangul. Estos textos transmitidos oralmente se denominan baladas y se clasifican según el cantante (hombre o mujer), el tema (oración, trabajo, ocio) y el estilo de canto regional (zona de la capital, oeste y sur). Se siguen grabando las canciones de muchos intérpretes vivos, algunos de los cuales han sido designados «tesoros nacionales intangibles» por el gobierno surcoreano.

Las leyendas incluyen todas aquellas historias populares transmitidas oralmente y que no constan en ningún registro escrito. Estas leyendas fueron durante mucho tiempo la principal forma de entretenimiento literario de la gente común. Tratan de animales personificados, trucos elaborados, la participación de los dioses en los asuntos humanos y el origen del universo.

Las obras de máscaras se encuentran en Hahoe, Chinju, T’ongyŏng, Kimhae y Tongnae, en las provincias de Kyŏngsang del Norte y del Sur; Yangju, en la provincia de Kyŏnggi; Pongsan, en la provincia de Hwanghae; y Pukch’ŏng, en la provincia de Hamgyŏng del Sur. Las obras más representativas son el género sandae kÅ­k de Yangju, el pyŏlsin kut de Hahoe y el okwangdae nori (obra de cinco actores) de Chinju. Aunque el origen de estas obras es incierto, se supone que se desarrollaron a partir de primitivas ceremonias comunales. Poco a poco, el aspecto ceremonial de las obras desapareció y se explotaron sus posibilidades dramáticas y cómicas. Los diálogos eran algo flexibles y los actores tenían libertad para improvisar y satirizar según la ocasión. Las obras no se representaban en un escenario, y no había límites precisos en cuanto al espacio o el tiempo en que se desarrollaban las representaciones. El público también respondía tradicionalmente de forma vocal a la obra, además de observarla de forma pasiva. La organización de las obras de máscaras -mediante la repetición y la variedad- logra un notable efecto de unidad dramática.

Sólo se conservan dos textos de espectáculos de marionetas, Kkoktukaksi nori (también llamado Pak Ch’ŏmjikuk; «La obra del viejo Pak») y Mansŏk chung nori. Ambos títulos derivan de nombres de personajes de las obras. No se ha formulado ninguna teoría sobre el origen y el desarrollo de estas obras. Los argumentos de las obras de marionetas, al igual que los de las obras de máscaras, están llenos de crítica social satírica. Los personajes -Pak Ch’ŏm-Ji, gobernador de P’yŏngam, Kkoktukaksi, monje budista, y Hong Tong-Ji- bailan y cantan, representando historias familiares que exponen las fechorías de las clases dirigentes.

El último tipo de literatura popular se encuentra en los textos de p’ansori de la dinastía Chosŏn. Estos textos se registraron por primera vez en el siglo XIX en forma de verso, pero las formas escritas se ampliaron posteriormente hasta convertirse en ficción p’ansori, muy leída entre el pueblo llano. Esta transformación de la poesía a la ficción narrativa se llevó a cabo fácilmente, ya que los p’ansori eran siempre narrativos. Originalmente, todo el repertorio p’ansori constaba de 12 madang («títulos»). Aunque los 12 se mantienen como ficción narrativa, hoy sólo se cantan cinco de ellos. Los textos evolucionaron gradualmente a partir de las leyendas, que proporcionaron sus fuentes, y se modificaron y ampliaron al pasar de un intérprete a otro.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contenido relacionado:

Cursos-de-coreano-banner

Entradas populares:

Entradas recientes:

Entradas Aleatorias: